Home » Espai Zero » 30/05/21

30/05/21

267.- Después de varios paseos, alguna zona y la primera carga de la batería al 100%, llegó el momento y el día de probar la Electric Motion en las zonas, entre cintas y flechas.

Previo permiso, participé con ella en la primera prueba de la Copa Manel Soler de Clásicas en el Parcmotor de Castellolí, evidentemente fuera de concurso.

Después de afrontar las primeras zonas con algo de nerviosismo por aquello de que no sabía muy bien cómo se comportaría y qué reacciones tendría, poco a poco me fui adaptando y comprobando que es una moto de Trial muy dócil y sencilla, pero sobre todo, muy divertida y fácil de llevar, destacando sobre todo la falta de vibraciones.

En las zonas de nivel amarillo (el mío) y con el mapa verde (el menos potente) se desenvuelve como pez en el agua, aún así fui probando los otros dos mapas (azul y rojo), pero llegando pronto a la conclusión de que cuanto menos gas das, mayor tracción tiene.

Para los niveles amarillo y verde, el embrague sirve de poco. Me da la impresión que está hecho para poder “disparar” ante obstáculos de una cierta altura y complicidad. De todas maneras, en algunos casos, sí que va bien accionarlo para subir el motor de vueltas y poder escuchar algún sonido de la moto, sobre todo los que venimos de los motores de combustión y necesitamos saber que no se nos ha calado, jajaja…

Echo de menos un bloqueo de freno delantero tipo el de los scooters, porque cuando la dejas en la entrada para ir a mirar la zona, tienes que buscar un lugar plano para hacerlo y esto no es muy habitual en los triales ya que, tanto si la dejas de cara como de culo, y al no tener marchas, no tienes manera de frenarla y siempre se desplaza con la consiguiente caída de la moto al suelo.

También me atreví con alguna zona del nivel verde y me demostró que permite muchos errores, todo depende de la capacidad que tengas para ir tan despacio como tu equilibrio te permita. Es más, con mi buen amigo Àngel Magriñá estuvimos haciendo unos giros (fuera de las zonas) a cero, impensables para mí con una moto de combustión. Lo dije anteriormente y lo vuelvo a repetir. No mejoraré mi nivel, pero lo que sé hacer, lo haré mejor.

De vuelta al paddock no tuve que poner ni cerrar ningún grifo de gasolina, tampoco limpiar ningún filtro y menos aún desengrasar nada. Un trapo para quitar el polvo acumulado y guardarla para la siguiente ocasión. Acabé la matinal con un 68% de la batería.

Por otro lado, todo y que una gran mayoría de pilotos son reacios a este tipo de motores eléctricos en el Trial, cuando la ven en acción no les deja indiferente. Poder hacer las colas con la moto parada, el silencio de ella a tu paso por las zonas y caminos, etc. hace de la Electric Motion una moto preparada y muy válida para un futuro que se nos avecina crudo por lo que respecta al acceso al Medio Natural.

Para la próxima ocasión con las clásicas volveré a coger la de combustión y la Electric Motion la dejaré para trialear con mi nieto Aimar, esperando a ver cuándo puedo participar con ella en un trial de modernas.

Gràcies Piru per la foto.

30/05/21 - bonaigua - trial