Home » Entrevistes » 20' con Pepe Muñoz

20' con Pepe Muñoz

20' con Pepe Muñoz - bonaigua - trial

Otra vez, la entrega de un ejemplar del libro ZERO! me comportó poder hablar largo y tendido con Pepe, el hermano de Fernando Muñoz (Campeón de España de Trial en 1973) que falleció en un trágico accidente de tráfico a la edad de 34 años.

Fernando Muñoz era uno de mis ídolos. Mis inicios estuvieron vinculados al Motocross y en esta especialidad era el referente, pero como no le pude entrevistar, ni saber qué opinaba, contacté con su hermano Pepe para que me explicara algún detalle de su trayectoria, primero como piloto de Trial y luego como piloto de Motocross.

Desde el punto de vista del reloj o del calendario, cada unidad temporal estándar es exactamente la misma: cada minuto consta de 60 segundos y cada día consta de 24 horas. Sin embargo, solamente, si algo nos altera la rutina, reducirá la densidad normal de la experiencia y tendremos la impresión de que el tiempo ha pasado volando, como así fue.

Fueron más de 20 minutos, en concreto fueron más de cuatro horas hablando de la vida de Fernando; cuatro horas hablando de motos: de Bultaco, Ossa, Montesa, Maico, Gilera, Yamaha; cuatro horas hablando del maldito accidente y cómo se rompió una familia y una carrera meteórica; cuatro horas que se me hicieron cortas y que he resumido en forma de entrevista.

Fernando Muñoz Carrasco (17 de diciembre de 1949, fallecido 18 de mayo de 1983), casado con Pepita Quirós.

Hijo de Fernando y Dolores.

Hermano mayor de Pepe (4 años mayor).

Padre de 2 hijos, Andy y Alicia.

¿Me puedes explicar la relación que tenías con tu hermano?

No tiene porque ser así, pero a veces la relación entre hermanos suele estar teñida de algún tipo de rivalidad, celos o competencia por sobresalir en la familia.

Sin embargo, para mí Fernando siempre fue mi hermano mayor, mi amigo y mi ídolo.

Siendo de origen andaluz ¿Por qué os afincasteis en Pallejà (Barcelona)?

No hay ninguna razón especial.

A mi madre le ofrecieron trabajo en Cementos Molins y como estaba en el término municipal de Pallejà ya nos instalamos aquí.

¿Me puedes contar algo de su infancia?

Muchos niños son inquietos por naturaleza y Fernando no podía ser menos.

Era muy enérgico y quería explorar su entorno, tocarlo y descubrirlo todo. Siempre estaba haciendo inventos. Una vez le desmontó el motor de la lavadora a mi madre para ponérselo a la bicicleta.

¿Cómo fue la relación con tu padre en el aspecto motociclista? ¿Y con tu madre?

Normalmente la figura paternal es la encargada de iniciar a los jóvenes en el motociclismo, pero no fue nuestro caso, mi padre no estuvo mucho por la labor, todo lo contrario que nuestra madre. En el aspecto motociclista, mi madre fue la “Campeona del Mundo”, fue la promotora de meterle la moto en las venas, la que le compró la primera moto y la que lo inició en la competición. Genio y figura.

¿Cuál fue su primera moto y a qué edad?

Con 12 y 13 años ya se subía a cualquier “cacharro” que tuviera motor, pero de hecho, su primera moto fue una Derbi Antorcha, más conocida como la “Derbi Paleta”. 

La Derbi Paleta fue el eje alrededor del cual giró toda la actividad de la marca catalana, también, el punto de partida para las legendarias balas rojas, las imbatibles motos preparadas por Paco Tombas -el mago de Lliçà d’Amunt-, que a golpes de lima proporcionó a Ángel Nieto las motos que le proporcionaron cinco de sus trece títulos mundiales, pero evidentemente Fernando estaba muy lejos de estos acontecimientos.

¿Qué recuerdos tienes de ella?

Se la compró a un mecánico de Molins de Rei. Por cierto… todavía le debe 200 pesetas (risas). No paraba de modificarla, le ponía un manillar de Velocidad y se iba a hacer curvas. Le ponía un manillar de Motocross y se iba a dar saltos. No paraba con la Derbi “paleta” arriba y abajo.

¿De dónde viene el apodo Randy?

Al poner un apodo se crea intimidad, armonía y una respuesta positiva en la relación.

A Macolm Rathmell y a Martin Lampkin, grandes amigos de Fernando, les costaba mucho llamarlo por su nombre, no lo sabían pronunciar bien, por lo que fueron ellos los que le pusieron el apodo Randy y siempre le llamaron así.

¿Me puedes explicar cómo entró Fernando en Bultaco para pilotar la SHERPA T?

Fernando trabajaba en Motos Costa de Molins de Rei y el dueño, Ramon Costa, que era piloto oficial Bultaco de Motocross, organizaba anualmente una costillada en una finca particular donde también se hacía un Trial con todo el equipo oficial Bultaco.

Fernando participó con la Derbi “paleta” y el Jefe, Don Paco Bultó, al verlo preguntó… ¿Quién es este chaval.

Al cabo de 15 días se organizaba el Trial de San Antonio en la finca de los Bultó y le invitaron.

Para correr el Trial le prestaron la Sherpa T de la hija de Don Paco, Anta Bultó. Quedó el 22º de la general y el 2º de la categoría Junior (creo que el primero fue Pere Taulé).

En las semanas siguientes le invitaron también a correr en el Trial de San Valentín en Navarcles, donde ganó.

A partir de aquí siguió la relación con Bultaco y le ofrecieron la posibilidad de trabajar en el Departamento de Carreras Trial de la fábrica, cosa que aceptó dejando de trabajar en Motos Costa.

¿Sabes qué sintió al ganar el Campeonato de España de Trial de 1973?

Esta pregunta no te la puedo responder, no tengo ni idea de qué sintió al ganar el único Campeonato de España de Trial que consiguió.

¿Tienes algún recuerdo de los Scottish de 1973?

De los Scottish vino muy contento porque ganó un día y por ello le premiaron.

También ganó la general con motos de 350cc. Lo que siempre comentó es que “flipó” a la hora de la entrega de los premios, ya que solo le enseñaron el trofeo. Se ve que es típico que a los vencedores de los 6 días les hagan una foto con un trofeo que se queda en sus dependencias y así año tras año.

¿Me puedes explicar por qué salió de Bultaco?

Las ansias de Fernando eran correr en Motocross.

Ossa ya le había hecho una muy buena oferta para la temporada siguiente, pero en esta vida, como siempre, no todo lo resuelve el dinero, por lo que la declinó.

Gracias a la estimación que tenía hacia Don Paco y a la marca, prefirió continuar con el Trial en Bultaco, pero la temporada no empezó demasiado bien, los objetivos de Bultaco eran otros y estaban más puestos en pilotos jóvenes, más cercanos a la familia Bultó, por lo que después de la primera prueba del Campeonato de España se marchó a Ossa, que ya le estaban esperando para correr en Motocross, y al fin y al cabo es lo que andaba buscando desde hacía tiempo y además mejor cotizado.

Las condiciones económicas en OSSA, ¿eran mejores que en Bultaco?

¡Sí!

La oferta de Ossa fue superior a lo que había cobrado Fernando en 5 años trabajando y compitiendo en Bultaco.

Le vimos en algunas pruebas de Trial con una OSSA MAR ¿sabes qué opinión tenía de ella?

En aquellos tiempos la Bultaco Sherpa T era muy superior al resto de marcas y modelos.

¿Por qué dejó el Trial para dedicarse al Motocross?

Del Trial no tenía mala opinión, pero en Ossa, ante la inoperancia de la marca hacia el Trial, porque todo Dios mandaba y pocos trabajaban, vio la posibilidad de dedicarse al Motocross.

De todas maneras siempre comentó que las carreras había que ganarlas encima de la moto, no con un bolígrafo puntuando no sé muy bien qué.

¿Desarrolló él las Ossa Phantom?

¡No!

Las Phantom las desarrolló Roger De Coster. Sí que Fernando mejoró algo las geometrías de las suspensiones y dirección, pero más que nada poniéndolas a su gusto. Ossa ya no estaba muy fina y al año y medio se marchó para entrar a formar parte de la familia Montesa. Allí sí que tuvo que ver más con el desarrollo de la Capra VB.

¿Realmente eran tan frágiles las Phantom como se decía?

Sí, sí… eran muy frágiles, se rompía todo, especialmente el cambio.

Como anécdota te comentaré que Hakan Carlqvist, al fichar por Ossa, lo primero que hizo fue hacer montar un cambio de Kawasaki en las Phantom.

Después de OSSA fichó por otras marcas, pero como ya se dedicó, cien por cien, al Motocross y no es el motivo de la entrevista, no voy a hacer ninguna pregunta. De todas maneras si quieres comentar algo de esta etapa, estaré encantado de escucharlo.

El Motocross era la pasión de Fernando.

Se preparó toda la juventud para cumplir su sueño, que no era otro que antes de morirse ganar una manga del Mundial y aunque estuvo cerca, la mala suerte lo impidió. Ahora al recordarlo no puedo dejar de emocionarme. Fue una pena.

¿Qué recuerdos crees que le gustaría comentar a Fernando?

Seguramente él te contaría mil historias porque vivió mil historias: emociones, alegrías, aventuras, discusiones, desconfianzas, etc. pero yo solo te puedo comentar lo que recuerdo que siempre explicaba.

Supongo que le gustaría recordar cuando lo mandaron a Inglaterra a casa de los Lampkin para aprender de ellos, tanto el idioma como el Trial. Los tiempos de ir a trabajar cada día a las 7 de la mañana a Bultaco junto a Domingo Gris y cuando se encontraban en la plaza Calvo Sotelo (ahora Francesc Macià) también con Ramón Galí. Los tres con las Metralla haciendo carreras hasta llegar a la fábrica de Sant Adrià del Besos. No me comentó nunca que les denunciaran, evidentemente eran otros tiempos.

¿Qué recuerdos no comentaría nunca Fernando?

Esta respuesta es muy difícil de saber, ya que además, nuestra memoria es selectiva. Seguramente Fernando, como todos, recordaba lo que le hacía estar bien y lo que le hacía estar mal. De lo que le hacía estar bien ya he comentado un par de cosas, de lo que le hacía estar mal y que seguramente no quisiera recordar, fueron los motivos reales de su salida de Bultaco.

¿Sabes si tenía predilección por algún piloto de Trial en particular a nivel nacional y a nivel internacional?

Sí, sí… admiraba a dos: a Ignacio Bultó a nivel nacional y a Malcom Rathmell a nivel internacional, también tenía una gran admiración por Joan Bordas.

¿Sabes si tenía manía a alguno en particular?

Más que manía, lo que le tenía era antipatía, por falso y mala persona, pero como él no está aquí para confirmarlo, mejor que no pongas su nombre.

¿Tuvo alguna lesión importante?

¡Sí!

Tuvo dos en Motocross muy importantes. La primera fue en el Circuito del Vallés, en la primera carrera de su vida en el Campeonato del Mundo. Le tuvieron que extirpar el bazo y le dieron clínicamente por muerto, evidentemente se recuperó. La otra fue en el Campeonato del Mundo en Alemania en donde se rompió el tobillo derecho. Le operaron, le pusieron una placa y seis tornillos y los médicos le dijeron que tendría que estar un año sin caminar, pero Harry Everts se lo llevó a Bélgica a un médico especialista que le dijo: ¡en 15 días a correr! Realmente fue así, pero claro, no aguantaba bien las carreras y se tuvo que retirar temporalmente.

Sobre el fatídico accidente del 18 de mayo de 1983 ¿quieres comentar algo?

Que tuvo muy mala suerte.

Aquel día, por la noche, Fernando viajaba de acompañante en el coche del importador andorrano de Yamaha. Dejaron unas motos en la Seu d’Urgell y se fueron juntos a cenar a Andorra a buscar otras. La carretera estaba en muy mal estado a causa de las fuertes riadas del otoño anterior y un pinchazo hizo perder el control del vehículo al conductor, quedando el coche atravesado en el carril contrario. El coche que venía de frente no les pudo esquivar y Fernando recibió todo el impacto. Fue operado de urgencia en el hospital de La Seu, pero después de dos horas en el quirófano no se pudo hacer nada para salvarlo. No me apetece contar nada más.

¿Se hubiera podido evitar?

Quizás sí.

Quizás se hubiera podido evitar si los importadores de Derbi y KTM no hubieran mandado a la policía aduanera a casa de mi hermano a retirarle las motos ya que no hubiera tenido que ir a buscarlas a Andorra, pero quizás hubiera sido en otro sitio, quien sabe, porque los accidentes de tráfico son una de las principales causas de muerte y  aunque seguramente el error humano está muy presente en la mayoría de ellos, todos tenemos nuestra hora asignada. Eso no lo podemos saber.

¿Guardas alguna moto de Fernando?

No me dio tiempo a guardar nada ya que mi cuñada lo vendió todo.

Sí que me quedé algún trofeo y este de Fernando, ganador del Trial de Esplugues de 1971, quiero que lo tengas tú. (Lo tengo guardado en lugar preferente).

¿Alguno de sus hijos ha seguido su tradición motociclista?

¡Qué va!

Mi cuñada los apartó de todo lo que tenía que ver con las motos y de la trayectoria motociclista de su padre.

¿Me puedes explicar algunas anécdotas de su vida profesional del Trial?

En sus inicios, si el Trial se celebraba cerca de casa, cogíamos la Vespa de mi padre y nos desplazábamos hasta donde fuera necesario. Recuerdo uno en Tarragona porque fue el día que pasé más frío de mi vida. Nos paramos cerca de Vilafranca para reponer fuerzas, nos tomamos un par de carajillos y seguimos ruta hasta la ciudad de las murallas. Lo bueno del caso es que el Trial lo ganó (risas).

Como he comentado al principio estuvimos mucho más de 20 minutos conversando y en ningún momento le incomodó hablar de ciertos temas “delicados”, pero como podréis entender tampoco los quiero hacer públicos.

Gràcies Pepe, no he pogut parlar amb el Fernando Muñoz, Campió d'Espanya de Trial de 1973, però amb els teus comentaris m’has acostat molt a ell.